HacheMuda

Blog personal de Guillermo Latorre

Resultados de la búsqueda de "":

Diferencias entre LCD y plasma

¿Qué diferencias hay entre las televisiones de LCD y las de plasma? Es una de las preguntas más repetidas en los centros de venta de televisiones. Es normal no tener las cosas muy claras en esta sociedad en la que vivimos, que nos bombardea constantemente con siglas y más siglas, términos informáticos y tecnológicos en inglés y sus correspondientes traducciones…

Televisión

Tranquilo, vamos a ver cuáles son** las diferencias más notables** entre estos dos sistemas de cara al usuario y qué ventajas tiene cada uno.

Siempre viene bien saber algo de su funcionamiento: las pantallas LCD es un sistema basado en el cristal líquido, que necesita ser iluminado y después ser bloqueada (o no) la luz en cada punto. Sin embargo, las de plasma funcionan con pixels, cada punto de la pantalla se ilumina o se apaga por su cuenta, no necesitan retroiluminación.
Hace no mucho tiempo, las pantallas LCD no podían pasar de cierto tamaño. Sin embargo, las de plasma sí. En una pantalla de plasma de 61′ (equivalente a 1,55 metros de diagonal) se ve la imagen con una buenísima calidad y nitidez, mientras que las pantallas LCD se quedaban en como mucho 42′ (poco más de un metro de diagonal). Ahora mismo la cosa está cambiando y ya hay televisiones de LCD de todos los tamaños, así que en poco tiempo el tamaño dejará de ser un punto para decantar la balanza.

El contraste sí es muy importante, y el plasma gana en este apartado. Sin embargo, los LCD duran más años sin alterar el contraste. Los de plasma se oscurecen con el tiempo (estamos hablando de 20-30 años enchufando dicho televisor todos los días). Otro detalle para los LCD sobre el plasma es el consumo de energía, que en una pantalla del mismo tamaño es un 20% menor con la LCD.

Los del MediaMarkt se han currado un gráfico con las principales diferencias entre LCD y plasma en los apartados más importantes de cara al consumidor. Pulsa sobre la imagen para verlo más grande:

En cuanto a los precios, los LCD se empiezan a poner mucho más caros que los de plasma a partir de las 40 pulgadas. A partir de ese tamaño resulta mucho más barato el plasma. Para tamaños inferiores las diferencias no son notables.
Dos curiosidades (que desaparecerán muy pronto) de los dos sistemas: las de plasma pueden producir el efecto quemado (que una imagen al estar congelada mucho tiempo se quede grabada en los pixels), y las LCD no pueden tener un negro absoluto debido a lo que comentaba antes de la retroiluminación fija.

[]: http://hachemuda.com/uploads/imagenes/comparativaLCDplasma.jpg “Click para agrandar”

Enlaces: