HacheMuda

Blog personal de Guillermo Latorre

Resultados de la búsqueda de "":

"Cómo emprender un proyecto de éxito", claves de la ponencia de Bernardo Hernández

Ahora mismo está Bernardo Hernández, Vicepresidente Mundial de Google, en el escenario del Congreso de Webmasters. Aborda su conferencia titulada “Cómo emprender un proyecto de éxito“, a pesar de que dice no estar muy de acuerdo con el título porque “hablar desde el éxito” es muy relativo y un poco arrogante.

Bernardo Hernández en Congreso de Webmasters

Su título de verdad para esta ponencia: “Ambición, creatividad y miedo“.* *

  • Ambición: necesitas hacer algo, ganas de cambiar y no necesariamente relacionado con una empresa o negocio. Necesidad de crear o cambiar algo, desde las más pequeñas cosas, con pequeños ejercicios diarios como simplemente organizar una cena.
  • Creatividad: crear algo distinto, diferente. Enfrentarse a un problema que ya existe, pero de una forma diferente: la forma en la que se buscan casas en idealista o se buscan páginas web en Google. Se tiene que hacer de una forma mejor que los demás y se tiene que convertir en un estándar. Ejemplos: los Chupa-Chups, la fregona y los iPod. Son distintos a las soluciones que había, mejores que las que ya había y la comunidad los ha asumido como estándares.
  • Miedo: control y superación del miedo. El miedo es algo normal y natural, el miedo nos hace prudentes. Aunque lo tenemos grabado en nuestra naturaleza, hay que saber dónde está el límite y ponerlo en su sitio. Hay que entender de qué está hecho cada miedo: a estar solo, a la seguridad económica, a tomar decisiones, al fracaso… Fracasar un par de veces no está nada mal, es una forma muy rápida y eficiente de perder el miedo y de aprender. Para cada tipo de miedo existe alguna solución. Este es el punto del que más se aprende de los tres de la ponencia.

No te transformas en un emprendedor de repente. Realmente estás emprendiendo desde siempre, desde que practicas un deporte, te apuntas a un curso o te vas de campamentos, desde que quieres hacer algo nuevo.

En internet los toros no se ven desde la barrera. Hay que bajar a la arena e involucrar todo lo que se pueda para participar en un proyecto y entender perfectamente cómo funciona.

¿Y cuál ha sido el secreto del éxito en las empresas que participa Bernardo? Centrarse siempre en el producto, no tener ninguna prisa en comercializarlo. Es fundamental diseñar y tener un buen producto. Producto, producto, producto. Cuando empiezas a comercializar empiezas a perder al usuario como el centro del proyecto. Si creas valor para el usuario, la monetización vendrá después.

Tres principios importantes a la hora de encarar un proyecto:

  • No hay buen viento para el que no sabe a dónde va. Hay que tener muy claros los objetivos desde el principio de cualquier proyecto. Hay que intentar definir en una sola línea y pocas palabras qué es lo que se quiere hacer.
  • Amicus platos, sed amica veritas. Eres muy amigo mío pero la verdad es la verdad. Si es un negocio, es un negocio. Tienes que tener un criterio muy definido y claro que sea bueno para el negocio, las decisiones hay que tomarlas de la forma más profesional posible.
  • Si sale bien has tenido surte, si sale mal piensa qué podrías haber hecho mejor. La suerte es un elemento fundamental. Vivimos en entornos muy complejos con muchísimas variables que no puedes controlar, que no son el resultado de tu esfuerzo… son, simplemente, suerte. Si sale mal hay que cambiar la perspectiva e intentar analizar qué es lo que ha ocurrido y pensar en qué hay que corregir. Tampoco hay que olvidar que la suerte, en muchos casos, depende de cómo has hecho las cosas.

Tres atrevimientos:

  • No creer en los Trade-Offs: para conseguir algo hay que sacrificar algo. Nuestros límites son mucho mayores de lo que creemos, perdemos muchísimo el tiempo. Hay que actuar. Hay que forzar el límite de las posibilidades y aprender a gestionar el tiempo y los recursos disponibles.
  • No importa lo bueno que eres, sino lo bueno que quieres ser. Aprender como fuerza vital.
  • Entre hacer y no hacer, siempre hacer.

Por último, se necesita trabajar duro a la vez que te lo pasas bien. Hay que disfrutar. En el momento en el que no  disfrutas, algo va a ir mal.